viernes, 3 de julio de 2009

"Si me buscas tú a mí..."


Hace un par de días estaba echándome un cigarrín en la terraza del depa. Me sentía muy a gusto mientras platicaba con mi hombre. Saltábamos de un tema a otro con singular destreza (como solemos hacerlo). Primero criticábamos a un vecino que teníamos enfrente porque se estaba rascando su intimidad afanosamente y después tocamos el tema de las caricaturas japonesas.

Llegué a la triste conclusión de que si de niña me hubieran tocado caricaturas como: Trigun, Gungrave, Pokemon, Ranma 1/2, etc., mi personalidad sería otra. Y es verdad. En mí época estuvo el auge de las caricaturas japonesas con trama tragediosa; Remí, Heidi, José Miel (después conocida como La abejita Hutch), Sandy Bell, Bell y Sebastian y mi más adorada caricatura Candy Candy.










Amo a Candy, tuve un affaire platónico con Anthony y después con Terry Grandchester. Pero por mucho que me guste esta caricatura, he de reconocer que aún no he entendido ¡De qué jijos de la madre se trata! ¿Por quéeeeeeeeee...Por quéeeee...Por qué le va tan de la chingada a Candy? A los lectores que no conozcan esta caricatura, les digo con todo el dolor de mi corazón, que sois afortunados. La experiencia de ver Candy Candy a los ocho años, dejó una hendidura irreparable en mi personalidad.

Anthony Brown, el primer amor de Candy (sin contar al puto príncipe de la Colina), fue también mi primer amor . Un chico de mirada dulce, cabellos rubios y que amaba a las rosas, pero que tenía los suficientes pantalones para enfrentarse a la Tía Abuela. Ese era Anthony y representaba la promesa de felicidad para Candy.




"Aunque me guuuhten lah rosaaaah no soy puuuhto, Candy"

¿Pero qué pasa en esta serie? Candy empieza a temer por la seguridad de Anthony, por culpa de una puta adivina que le augura mal futuro a su amado. La protagonista sufre a través de una tortura psicológica que le siembra pesadillas donde sueña que Anthony se muere. Y una como espectadora presiente que ambos deben casarse y ser felices, así que por muchas pistas que la trama te suelte, te resulta imposible pensar que de verdad Anthony se vaya a Morir.


El famoso capítulo "La Cacería del Zorro", trata de la presentación formal de Candy a la familia Andrey, (me hubiera gustado que sólo se hubiera tratado de eso) pero también trata de la muerte de Anthony, quien sale disparado de su caballo y se desnuca, cayendo muerto al instante...SE DESNUCÓ... ¡qué concepto tan elevado para una niña de ocho añitos! Ni siquiera sabía que era la nuca. No mamen... Pinche trauma. Lloré la muerte de Anthony casi con la misma amargura con la que lloré la de mi abuelito.... neta ... No se vale.



"Aaaaaaaaaaaaanthonyyyyyyyyyyyyyyyyyy"




Uno pensaría que ahí ya se acabó la caricatura, si ya se murió el hombre protagónico, ya no puede haber más. Pero nooooooooooo, poco después aparece Terry, quién surgió en la trama como consuelo para Candy (y para todas las niñas de la época) por la muerte de Anthony. -"Al fin Candy va a ser feliz"- eso pensamos, pero ¡mocos! Ella y Terry no pueden estar juntos por Susana, la actriz que por salvarle la vida a Terry, pierde una pierna. Y Candy, por culpa , le dice a Terry que debe casarse con Susana, ... ¡Oh, qué escena! Terry la abraza de la cintura, y le implora que no se vaya, pero la bondad necia de Candy lo deja ir.


"Yo soy Terry, tengo la mihma voh de Anthony y el mihmo perfil,
pero me puteo a Candy cada veh que noh confunde."




Hace poco me enteré que en realidad la caricatura no tenía un final establecido, es decir que está incompleta debido a rollos legales entre la escritora y la diseñadora de la serie. Lo cual tuvo mucho sentido para mí, ya que no especifican si Candy regresa con Terry o si se queda con Albert ( El chaqueto, chaqueto, chaquetísimo príncipe de la colina). El "final" dejó tan inconformes a los seguidores, que en Italia desarrollaron uno propio, editando imágenes de la serie para que pareciera que Candy y Terry se quedan juntos.


....Ufff... Todo un Melodrama.


¿Y qué me dicen de Remi?


La muerte de Corazón Alegré y la del señor Vitalis dejaron desconsolada a toda la generación de los ochenta. Las maestras entraban al salón de clases para descubrir a un montón de niños llorando.


Maestra: Niños, Niños ¿qué pasa?

Niños: (Al unísono) Buaaaaaaaaaaa.... se murió.

Maestra: (Angustiada) ¿Quién? ¿Quién se murió?

Niños: El señor Vitalis...buaaaaaaaaaa.

Maestra: (entre dientes) Mta madre....Otra vez están pasando Remi en la tele.



Les parecerá exagerado, pero las misses ya estaban acostumbradas a la puta chilladera por culpa del señor Vitalis; sin embargo he de reconocer que el final de Remi es uno más feliz y contundente que el de Candy Candy. Pues la vida de pobreza de Remi se convirtió en una estabilidad emocional a lado de su verdadera madre (no la culera que deja que su marido lo venda al sr. Vitalis).


Otra cosa que tenían las caricaturas en común, eran las cancioncitas. Parecía que las escribía un bipolar. La rola del comienzo siempre era muy alegre y juguetona (como arbolito de Bob Ross). Recordarán el "tun tun tun tun caminar, tun tun tun tun a correr" de Remi... Súper prendida la rola, pero después, al terminar el capítulo, venía la canción deprimente:"Por el caaaaampo voy... al amaaaaaneceeeer....”.


Con el tema musical de Candy sucedía lo mismo que con Remi. Ponías Imevisión a las 7 en punto de la noche y ahí estaba la cara alegre de Candy cantando: "Si me buscas tú a mí, me podrás encontrar... yo te espero aaaaquí sí… sí, éste es mi lugar”. Pero en cuanto terminaba el capítulo te querías cortar las venas al escuchar: "En mi ventana veo brillar, las estrellas muy cerca de mí."

Insisto, esas caricaturas trastocaron mi mente de modo irreversible.



Hace algunos post comenté que recientemente me hice fan de la caricatura Trigun. ¿En esta caricatura hay muertes? Claro y muchas. Se muere Wolfwood, un personaje muy importante, y se muere bien feo. Pero como comentaba con mi novio, la muerte en Trigun es homérica, tiene un simbolismo de coraje y de honor. No era un absurdo como la muerte de Anthony en Candy. Recalco, no hay sentido en esta muerte, más que para joderle la existencia a Candy. ¡Ah! nota al margen, Candy no merece una vida jodida, era güerita y con pecas...¡se le veían bien lindas sus pecas!... Es más, le das de comer caca y se la comería a no ser que se la de a alguien que la necesite más, de hecho, gracias a la personalidad de Candy no me impresionó tanto lo que hizo la Madre Teresa de Calcuta. Candy es el personaje ficticio más noble que conozco, más que Jesucristo. Una verdadera Mártir.

Sencillamente eran otros tiempos.


¿Por qué coño se tuvo que morir Anthony? ¿¿¿POR QUEEEEÉ??? ... ¿Para darle lugar a Terry? A mi juicio Terry es un personaje lo suficientemente fuerte como para sostenerse sin el antecedente de Anthony. ¿En serio era tan necesario construir un perfil psicológico traumado de Candy? No entiendo este giro dramático, aunque me lo pusieran en una novela romántica del siglo XIX. Menos lo entiendo en una caricatura para niños.

La moraleja de "permanece sonriente ante la adversidad" me parece exagerada cuando a penas tienes ocho años y el concepto de muerte aún no está claro. Es la edad en la que se te muere tu perro, tu gato, tu abuelito, y lo único que quieres es que tu mundo vuelva a su rutina lo antes posible. Cuando perece irle bien a Candy, la historia da un giro trágico, pues cuando al fin pudo volver a abrir su corazón para amar a Terry, es ella quien decide no estar a su lado por caridad a Susana.



No es sano ver una caricatura con tanto pesimismo. Ni Schopenhauer era tan drástico en su libro "Los dolores del mundo".

Candy Candy me tocó en fibras sensibles que desconocía que tenía y me generó un miedo al fatalismo y a los “malos presentimientos”. Podría decirse que fue uno de los factores más importantes que definieron mi infancia. Aún así, con todo y su pesimismo, con todo y que no puedo perdonar ni aceptar la muerte de Anthony, esta caricatura posee para mí la entrada a una infancia llena de recuerdos. Pues lo más lindo de Candy, era llegar al día siguiente al colegio y platicar del episodio con la que era mi mejor amiga en la primaria. Una amiga que quise mucho y de la que ya no he vuelto a saber.

En fin, aún conservo la ilusión de comprar algún día los derechos de Candy Candy , rehacer la caricatura y no matar a Anthony. Sé que esto suena muy infantil, y hasta naco el querer cambiar una historia ya escrita; pero entiéndanme, en esta historia puedo cambiar la trama, ya que, aunque soy la dueña de los derechos de mi propia vida, no puedo reescribir mi historia y evitar la muerte de mis seres queridos.



Nota al pie:

Querido pie,

Escribo esta nota para aclarar que las imágenes con las que ilustré este post, las agarré de sitios ya existentes de Candy Candy. Por favor ayúdame a que entiendan que no estoy lucrando con ellas, solamente estoy ejemplificando. Sé que algunos de mis seguidores se preguntarán ¿para qué chingaos hago esta aclaración? Pues bien... la hago porque no tienen idea de lo pinches necios que se pueden poner los fanclubs de Candy. Plis! no se encabronen. Y si se encabronan, pues que traguen diez kilos de aguacate y se mueran.



8 comentarios:

MIN... dijo...

Haz hecho que entienda mi manera tan masoquista de actuar ante los ultimos hechos acontecidos en mi vida, estoy tan traumada con Candy candy que me he negado la felicidad...

Mi madre dice que me sentaba a ver candy candy a la edad de 2 o 3 años y que cuando me iba a v er que tal estaba me encontraba llorando porque candy candy estaba llorando...

entonces la culpa de mi trauma tambien la tiene mi madre...

Satan® dijo...

Gracias a Remi, mi generación creció familiarizada con la tragedia y la desgracia. Dos cosas tan reales como la alegría y el júbilo, creo que era un gran logro ahora perdido, las nuevas generaciones ven a transexuales que se enamoran de weyes que se transforman en cerdos y sus padres en pandas o un sayayin que nunca se muere, se vuelve más cabrón para los madrazos, entre más madrea weyes más se vuelve rubio y mamado y acaba siendo un pinche simio rojo hiperviolento.
Al menos al ver Remi entendías que el mundo no era tan chido y que la gente, los perros y los changos cilindreros se mueren un día, ya sea de hambre, de frío o tragados por lobos hambrientos.
Remi mostraba sin pedo la orfandad, el abuso a menores, las familias disfuncionales, la adopción, el abandono, los niños de la calle, el hambre, el ambulantaje, el frío, la cárcel, el encierro, la desnutrición, la explotación de animales y menores, entre mil madres, hasta creo que la pederastia y pues para que vivir en un mundo irreal donde los mamados se vuelven changos emputados.

Mi mamá me amenazaba en la primaria diciendo que si seguía decepcionandola con mis calificaciones, me regalaría como lo hicieron con Remi. Si hubiera vivido en otra generación me hubiera dicho que si seguía reprobando... ¿me iba a volver rubio y mamado?

Ojalá hubiera Remi y Candy en cada generación, no habría emos, ni fantasiosos que piensan que sus peluches cobran vida en las noches, pinches elfos.

He dicho.

Anónimo dijo...

Maruchi. ES CIERTO!!! Yo también amo a Candy Candy, de hecho tengo su caricatura de ella con mi cara y puedo decir que mi primer amor fue Anthony, el cual me dolio mucho haber perdido: ¿De ahí vendrá mi trahuma???... GRACIAS por recordarme esta hermosa caricatura y el único programa que me dejaban ver de chiquita...

Acuarius dijo...

saludos de zohan, alias scrapy coco

yessycure dijo...

jajaja, no ma. es la rimera vez que caigo por aqui y....chale, eso de las caricaturas esta cabron. Aprendimos a que la vida debe esar llena de lagrimas y victimas. Pero como dice el satan, las caricaturas de ahora son muy distintas. D Candy pasamos a death note y gantz, y me encantan!

saludos cure!!

Lucas dijo...

La verdad es que concido 100% con vooooooooos!!! encima acá en Argentina compraban los capítulos de a poco y de pronto volvía a empezar... y finalmente nunca dieron el final... sin embargo puedo decirte que también me marcóooooo!!!

Anónimo dijo...

Estpa buenisima tu página, me reí mucho

Myself dijo...

Que bueno que lo lei despues de ver TRigun, por lo de la muerte de Wolfwood. Aun asi creo que si llegue a ver medio capitulo pero a esa edad yo era mas de robotos con rayos laser, batman etc.