jueves, 16 de julio de 2009

Las dos caras de Maruchi


Estoy consternada. Hacía mucho tiempo que no salía Maruchi Coco a relucir tan, pero tan imponente. Antes de decirles cualquier otra cosa, tengo la necesidad de contarles de dónde viene “Maruchi Coco” para que puedan entender la historia que voy a relatar.


Desde que nací, mi familia, amigos, gente muy cercana, me han llamado Maruchi, no es mi nombre de acta, pero este nick me lo puso mi papá y lo siento más mi nombre que el real. Siempre he sido Maruchi, y así me llaman. Cuando era niña, eso de los ocho años, tenía una prima muy especial para mí. Ella vivía en San Antonio, así que sólo nos veíamos de perdis un par de veces al año, pero cuando nos veíamos, éramos imparables. Jugábamos con las barbies, coleadas, avioncito, hacíamos obras de teatro que le imponíamos ver a toda la familia. Una gran prima. Dentro de nuestros juegos estaba uno que nos permitía portarnos mal, y era el no –ser nosotras mismas, sino una parte siniestra de nosotras, es así como yo me convertía en “Maruchi Coco” y ella también se ponía Coco al final de su nombre. Éramos las cocos.

Pues bien, no sé ni como empezar a narrar lo que hizo Maruchi Coco este martes. Tuve un día un poco pesado en el trabajo, nada fuera de lo habitual, sin embargo me sentía de un humor muy encabronado. Sólo quería llegar a mi casa y darme un baño reparador y volver a la vida con zest. Es decir, tenía que ir de punto A (mi chamba) a punto B (mi casa). Mas, entre ese paso de punto a punto, se añadieron “puntitos” que impidieron que mi trayecto, que prometía ser sencillo, fuera sencillo.

  • Puntito 1:

El martes, fuera de lo normal, pude salir a mi hora establecida, la cual coincidió con la salida de la chamba de mi novio. Como él me presta el coche, la verdad, lo mínimo que podía hacer era pasar por él para irnos a la house juntos, así que eso hice.


El pedo de este puntito radica en que quedé de ver a mi chico en otra calle que me quedaba de paso, y no en la calle donde está su oficina. ¿Qué hizo Maruchi? Se apendejó y me metí a la calle donde estaba su oficina, lo que obligó a mi novio a caminar de más. Cuando finalmente nos encontramos y él entró al coche, ésta fue la conversación:

Maruchi: Lo siento amor, me equivoqué de calle.

Novio: (molesto) ¿Por qué haces eso? Chale.

Maruchi: Por Pendeja, por eso. Se me fue el avión.

Novio: (en tono mamón) Pues muy mal.

Maruchi: (apretando el volante para disimular su frustración) ¿Qué tal te fue?

Novio: Pues mal fíjate que… (Cambiando el tema) ¿Te desconcentro s te habló?

Maruchi: Para nada amor, ¿por qué?

Novio: (serio) Es que te estás cargando a la derecha otra vez.


  • Puntito 2:

Estaba yo tratando de meter el coche al estacionamiento del edificio cuando descubro un puto bora azul marino estacionado en mi lugar…. (Corte A Flash back).

Flash back: Ese bora azul pertenece a una vecina que cada vez que algún mentecato ocupa su lugar, decide estacionarse en el nuestro. Ya lo hemos hablado con ella, de mil maneras le hemos pedido que no se estacione ahí, que si alguien ocupa su lugar, que baje y se la haga de pedo al culpable y no nos perjudique a nosotros. A esta mujer sencillamente le vale madre.

Vamos mi novio y yo a hacérsela de pedo al poli y a reclamare que permitió que la vecina se estacionara en nuestro espacio. A lo que el poli contesto:

Poli: ñeñeñeñiñañeeee…(siempre emite ruidos raros antes de hablar) lo que paja ej que ( es veracruzano) le dije a esa pinche vieja que no se ejtajionara ahí, pero dijo que ella dejaba su choche donde le daba la gana.


  • Puntito 3:

En cuanto el poli terminó de decir “gana”, subí como cuete por las escaleras hasta llegar al 5to piso, donde vive la susodicha. Pensaba decirle que por favor no volviera a estacionar su choche en nuestro lugar, que al hacerlo nos causaba muchos problemas, que buscáramos una manera civilizada y racional de arreglar este asunto de una vez por todas. ¿Qué fue lo que pasó? En cuanto la monita abrió la puerta y vi su cara retadora, lo que dije fue lo siguiente:

A ver jija de tu rechin#””%/) madre, ¿de qué put#$%&&$ manera te tengo que decir que no estaciones tu put$%%& coche en nuestro lugar?.”

A lo que ella pacíficamente contesto: “ A ver… no me hables así. Fíjate cómo me estás hablando."

Me enchilé más y le dije: “ Sí, te hablo como lo que te mereces una basura, un estorbo, eso eres , un pinche estorbo, necia hija de tu pu%%$#” madre. Te lo he venido diciendo mil veces... Que no lo hagas y te vale. ¿Por qué lo haces? ¿Por queeeeeeeeeeé?”

Vecina: (ecuánime) Ash mira, mi lugar estaba ocupado y yo lo dejo donde yo quiero. Y no tienes ningún derecho a insultarme de esa manera.

Maruchi: Claro que lo tengo… Yo te hablo como me sale de los hue#$%&/&/. ¿Cómo la vez?

Vecina: Ahora por eso ya no bajo a moverlo. ( se intenta meter a su casa)

Maruchi: (Como villano de Capitán América) ¡¡¡Me las pagarás!!!

Vecina: Ten cuidado cómo me estás hablando, no sabes con quién te estás metiendo.

Maruchi: (Burlona) ¿con una teibolera? (porque eso es lo que parece)

La vecina levantó la ceja y se cerró la puerta lentamente como bruja de Blanca Nieves.


Punto B.
Me interné en el depa con las tripas llenas de ácido. Me fumé tres cigarros en cuestión de dos minutos, mientras le narraba a mi chico lo que había hecho. La verdad, no sé porqué salió tanta basura de mi boca, No soy de las mojigatas que se asusta de las groserías, al contrario, suelo usarlas muy a menudo en mi léxico, pero bajo diferentes contextos; echando relajo, contando una anécdota, mientras conduzco. Pero decírselas de frente a una persona, eso no lo suelo hacer. Por lo general soy sarcástica cuando insulto, o cínica, pero una pelangocha de barriada NO.

Es por eso que afirmo que salió Maruchi Coco a relucir.

Curiosamente la noche anterior a este evento, tuve un sueño muy extraño, hasta podría asegurar que fue premonitorio…y miren que he soñado chingaderas bien gruesas. Una vez soñé que el cómico Seinfeld era mi papá (pesadilla) yo les decía: “No, no, no, mi papá es otro”... en fin… lo que quiero decir es que mis sueños, por muy raros que sean, no suelen sorprenderme, pero lo que soñé aquélla noche, aún sigo sin entenderlo.

Está muy cañón lo que soñé, así que lo diré directo sin imágenes rebuscadas. Soñé que me salía caca por la boca…. Lo sé, está del nabo. Pero me salían unos trozotes marca diablo, y por más que escupía, seguía saliendo más mierda de mi boca.

¿Ven el destello de premonición? Por muy mal que me caiga la vecina, por muy enojada que yo estuviera ese día, y aunque tuviera todo de mi lado para exigirle que respete mi lugar, no debí haber perdido el estilo….ñiiiiii.

Me siento mal. No por ella, sino por mí, porque me dejé arrastrar por un coraje que salió a modo de mierda por mi boca.


¡Ay Maruchiiiiiiiii!

9 comentarios:

Dib dijo...

Primero que nada, debo mencionar (sí, DEBO) que me caga cuando las mujeres dicen "mi chico" (de hecho, igual para los hombres cuando dicen "mi chica"). No sé, "mi novio", "mi pareja", "mi amante", cualquiera me parece aceptable, pero "chico" no me agrada. No tiene nada que ver pero debía decirlo.

Segundo, hay cosas que me parecen muy sexies: una mujer utilizando herramientas mecánicas, una mujer mentando madres y una mujer tocando el cello. Digo, no cualquier mentada, sino una que salga realmente del alma, que se note que el coraje pulula por todos lados, no una simple mentada común.

Lo del sueño... pues, eso es una jalada.

Craneo Rojo dijo...

Pues yo le hubiese ponchado las cuatro llantas al puto bora pero de lado para que no las puedan reparar y luego le hablo a la grua pa que se lo lleven . . .

o a lo mejor le hecho acido sulfurico por todo el cofre toldo y cajuela, para que la maldita aprenda con quien se mete . . .








Es que hoy me hicieron enojar en la chamba

The Fox dijo...

Eeeeequis, se lo merecía por no respetar tu lugar.
Creo que yo hubiera hecho lo mismo..

The Schor School dijo...

Maruchi, eres la neta hasta cuando sacas a la Coco que llevas dentro, me encanta como cuentas las cosas... Si es una mentada de madre lo que hace la pinche vecina, pero recuerda que viven en el mismo edificio y que con la pena ustedes también tienen coche (yo recomendaría que para la próxima ataque Davo)... Por último me reí impresionante con tu sueño y es verdad a veces soñamos cosas que pasarán... textual... jajaja... Bonito viernes...

Satan® dijo...

Eso no es nada, a mi en estos días me rompieron la nariz y me la reconstruyeron, justo hace unas horas me desmayé del dolor en el consultorio, pero al menos ya puedo respirar con la nariz.
Por otro lado me gustó lo de Coco como apellido, muy mexicano, ¿no seremos primos?

P.D. Si te caga David cuando manejas, haz lo que hace mi chica cuando jodo, se baja, se da la vuelta y me abre la puerta en señal pacífica pero determinante de maneja tu pendejo y deja de joder.

Y funciona!

Satan® dijo...

PPD. Cualquiera que ose ponerse en tu lugar merece todo el insulto habido y por haber, pero si quieres hacer algo para también te deje de joder, te recomiendo empujar su auto con el tuyo en primera, me he vuelto experto en ello y si lo haces bien, ninguno se abolla

Hattori dijo...

Pinche vieja, por eso nadie quiere a las teiboleras.



Y no, no es nada agradable perder el estilo en una discusión, te sientes degradada, sucia, y lo peor es que fue por ti misma, no por alguien más.

Me gusta la sugerencia de empujarle el auto con el tuyo en primera, es como darle un llegue que le aflojará la maquinaria pero no se notará, algo así como un derrame interno pero en lenguaje automóvil...


Saludos!

Hattori dijo...

P.D. Yo soy veracruzana y juro por diosito Bimbo que no hablo como Peje u.u bu bu bú. Y ya.

Deavid Author dijo...

No seas mamador Dib, es bien fácil leer algo y decir "eres bien tonto, yo en tu lugar me informo/no lo hago/lo pienso", seguro eres el alma de la fiesta con tus anécdotas de cómo evitaste que pasara algo que no experimentase porque eres tan precavido que ¡das hueva!

-El Autor.

PD: Si no te gusta que las mujeres se refieran a su novio como su chico es porque tienes las cabeza en uno. ¿Un qué? ¿Un novio? ¿Un chico? ¿Un ano? ¡Tú decide! De igual modo sales jodido.